La enfermera, Nicole Sirotek, denunció a través de un video que está dando la vuelta al mundo que, en un hospital de Nueva York, están matando a los pacientes negros, latinos y pobres que llegan infectados con Covid-19.

Visiblemente afectada y desesperada esta enfermera -que hasta hace poco trabajó en el hospital Elmhurst, de Queens-, narra que al centro de salud llegó un paciente con el virus y uno de los anestesiólogos colocó mal un tubo ET, y aunque ella quiso arreglarlo no la dejaron solo porque el hombre era negro y vivía en un barrio pobre.

“Vi a un anestesista colocar un tubo ET y romper su esófago y el tipo se asfixió hasta morir con su propia sangre. El coronavirus no colocó ese tubo incorrectamente (…) Todo lo que tenía que hacer era ajustarlo y no me dejaron”, denunció.

En Nueva York se registran más 26 mil fallecidos por Covid-19 y unos 300 mil contagiadas con el virus, razón por que la valiente enfermera estadounidense, Sirotek, dice que ya no sabe qué hacer porque nadie la quiere escuchar.

“Ni siquiera a las organizaciones de apoyo les importa una mierda esta gente. Literalmente, las vidas de los negros no importan aquí”, dijo.

Sirotek pidió ayuda a sus seguidores para que dieran una estrategia y así poder salvar de su último paciente negro.

“Así que, si alguien tiene idea de cómo hacer para salvar a a mi último paciente negro antes de que me transfieran de este hospital, sería genial”, expresó con lágrimas en los ojos.

Actualmente hay una polémica en EEUU por las supuestas fiestas que se realizan para contagiarse con Covid-19 por lo que las autoridades de Washington están haciendo investigaciones.

Estados Unidos registra hasta la fecha más de 1,2 millones de personas infectadas con Covid-19 y 73.095 muertes.

También te puede interesar:
Renuncias masivas en el PRD para respaldar al candidato Luis Abinader

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí