En las últimas horas se hizo viral un video en el que Gerard Piqué, defensor central del Barcelona, no atendió a varios niños que lo abordaron, mientras que este estaba estacionado en un semáforo en su lujoso auto.

La actitud desentendida y prepotente de Piqué ante el grupo de infantes no cayó bien y, los miles de comentarios en su contra, no se hicieron esperar, ya que, según los presentes, sus seguidores lo único que querían era una foto o una firma para el recuerdo.

Mientras los aficionados grababan y llamaban la atención del defensor español, él sólo miró a la cámara en una oportunidad y esgrimió un gesto que denotaba cierto grado de molestia. Ante esta actitud y sus gestos, uno de los presentes expresó: “UY, qué mirada nos ha echado”, refiriéndose a la manera en que Piqué dirigió su mirada hacia ellos.

En el vídeo se puede ver al futbolista de 33 años tranquilo, pero luego de la presencia de los niños y demás personas, su semblante cambia y hasta se le nota un poco incómodo.

Ahora, es prudente hacerse la siguiente pregunta: la reacción de Piqué, ¿fue por un mal día o por la presión?

Hace unas semanas, varios aficionados del Barcelona se acercaron a los vehículos del atacante francés Ousmane Dembélé y al del mediocampista español Riqui Puig, en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, para hacerles llegar comentarios que, según los futbolistas blaugranas, los incomodaron y, en esta oportunidad, le tocó el turno a Gerard Piqué.

Según los medios deportivos y los propios jugadores del Barcelona FC, las personas tienen la costumbre de aprovechar cualquier oportunidad que se les presente, para hacerle frente a los futbolistas del Barça y grabar sus reacciones o gestos y esta vez, lo hicieron con el defensor español, quién optó por no responder y no prestar atención a lo que comentaban los fanáticos.

Este es el tercer acontecimiento en el que se ve involucrado un jugador culé en las últimas semanas, situación que podría aumentar aún más la presión actual que tiene el equipo dirigido por Ronald Koeman, que está siendo seriamente cuestionado, dado a los graves problemas que presentan en la defensiva y a la hora de recuperar el balón, aspectos que debe mejorar notablemente el club, antes del próximo sábado, en el que se medirán ante el Atlético de Madrid.

Aunado a esto, también se podría considerar que el club culé, comandado por Lionel Messi, se encuentra muy presionado, concentrado y trabajando duramente, para seguir consiguiendo buenos resultados que vuelvan a conquistar e ilusionar a la afición azulgrana.

Geraldine Venegas F.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí