El centro de Sao Paulo, y otras ciudades de Brasil, fueron escenario de protestas, a raíz de la muerte de un hombre negro a manos de los vigilantes de un supermercado.

Según testimonios de las personas presentes, Joao Silveira, se encontraba dentro del supermercado y al parecer amenazó a una de las empleadas, esta llamó a los dos vigilantes, desatándose la discusión.

Los vigilantes sometieron a Joao, y mientras uno lo sujetaba, el otro se encargó de propinarle golpes, el hombre gritaba que no podía respirar, desplomándose en el suelo.

Los servicios de emergencia acudieron al lugar, intentando reanimar a Joao, sin embargo, este falleció dentro del supermercado.

Los hechos fueron grabados por un testigo en el sitio, el video corrió por las redes, generando una reacción inmediata en las personas, quienes salieron a las calles a protestar.

Cientos de manifestantes se dirigieron al supermercado, generando un caos al romper vidrios, destruyendo vitrinas y productos. La policía intervino dispersando a los manifestantes con bombas y gases.

Los dos vigilantes, fueron detenidos y trasladados a la comandancia policial para iniciar las investigaciones del caso, se pudo conocer que uno de ellos es policía militar a tiempo temporal.

El presidente se pronunció a través de las redes sociales, indicando que la violencia es un problema que viven todos los Brasileños, sin embargo, hay personas que quieren desvirtuar lo sucedido, sembrando odio, resentimiento y división entre clases, son los llamados, luchadores por la igualdad, que solo buscan  el poder.

Redacción: Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí