Nuestro tema de hoy, es bastante delicado y muchas personas sufren de esta dolencia, por eso,  queremos llegar con un mensaje informativo y de orientación a nuestros lectores.

La anorexia es un trastorno del proceso alimenticio,  las personas no quieren engordar, por eso son controladores y restringen de forma exagerada, los alimentos que consumen.

Las personas con esta situación, deben acudir a un experto del área nutricional y psicológica, para que les oriente y la persona se alimente sanamente, sin afectar su salud.

La anorexia puede afectar considerablemente la salud de las personas, ya que por el miedo a engordar, eliminan alimentos, que a la larga deterioran las funciones orgánicas del cuerpo.

TIPOS DE ANOREXIA:             

La purgativa, se caracteriza por presentar etapas de purga, asociada a vómitos  y el uso, en algunos casos,  de laxantes o diuréticos. Normalmente las personas asociadas a estos síntomas, son jóvenes femeninas,  impulsivas y que tienen auto evaluaciones constantes de su imagen. 

Anorexia restrictiva, es una resistencia a comer, tienden a sentir asco por la comida. En ésta categoría, están  las  personas que son muy estrictas y rígidas,  capaces de un auto control radical.

Causas:  Factores culturales,  El entorno social hace presión en las personas y las redes sociales ayudan, indicando los modelos a seguir. Para encajar en ese mundo, se someten a restricciones alimenticias.

Factores individuales,  la anorexia puede estar relacionada con otros trastornos como depresión  y el obsesivo compulsivo.

FACTORES DE RIESGO

La anorexia puede afectar considerablemente la salud, ocasionando anemia, pérdida muscular, problemas cardíacos,  disminución de la masa ósea. Ausencia de la menstruación en las femeninas,  disminución en los niveles de testosterona en  varones, problemas renales y gastrointestinales.

SÍNTOMAS EMOCIONALES: Excusas para no comer, no querer hacerlo en público, miedo a aumentar de peso, mirarse mucho al espejo. Considerarse gordo aunque no lo esté, no expresar emociones,  insomnio, irritabilidad, apatía ante las relaciones sexuales.

SÍNTOMAS FÍSICOS: Mareos, fatiga, intolerancia al frio, presión arterial baja,  cabello quebradizo, deshidratación, erosión dental,  piel seca.

Si  sabes de alguien que sufra de este trastorno, escúchala, bríndale apoyo, súbele la estima  y  aconséjale ir a un médico. Si esa persona es menor de edad, conversa con sus padres y ofrécele tu apoyo; entre todos,  es más fácil conseguir la solución a este problema que afecta a muchas personas en el mundo.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí