América Latina y El Caribe pierden 220 millones de toneladas de alimentos al año

27

La región que abarca américa y el caribe tiene un aproximado de 47 millones de personas en condición de vulnerabilidad, en otras palabras,  pasando hambre, sin embargo  aunque suene increíble, en esta región se pierde un aproximado de 220 millones de alimentos al año.

Esta pérdida de alimentos inicia en el proceso de producción, procesamiento, transporte, comercio  y termina en el consumidor;  es una cadena que va perdiendo y botando alimentos a lo largo de su proceso. Esta información viene de un estudio realizado por la FAO. (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

Según el estudio, el desperdicio mayor se produce en la post cosecha y en  el proceso de distribución;  hay un volumen considerable que se pierde en el campo por no existir  infraestructuras para almacenarlos, la relación producción de cosecha-distribución en transportes parece no estar acopladas.

Un  problema que se evidencia aún más en los países de Centroamérica, caribe y Suramérica, es el deterioro de las carreteras y sistema viales de comunicación, lo que ocasiona que las frutas,  hortalizas y tubérculos  se dañen antes de llegar al destino final.

Otro agravante es que en estas regiones  hay muy pocos  bancos de alimentos que realicen la actividad de recuperación, clasificación y distribución entre los más pobres.

Un  factor preocupante y también responsable de la perdida de alimentos, es el consumidor  final; siempre ha sido un eslabón inconsciente,  pero en esta época de pandemia se ha observado  con mucha preocupación, tal vez inducidos por el pánico o  las compras nerviosas; cuando todos esos productos están en casa su almacenaje no es el más óptimo por no tener espacio o equipos de refrigeración suficientes,  es allí donde se ha observado un gran desperdicio de alimentos que terminan en los conteiner de basura, conteiner en muchos casos genéricos, por cuanto muy pocos países usan los medios de reciclaje con depósito clasificados por color, entonces lo que debería ir al depósito marrón o gris de comidade desechos orgánicos, se mezcla con todos los demás considerados basura.

Ojalá América y el Caribe despierten y se den cuenta de la grave situación que representa botar comida por una mala gestión gubernamental y una mala conciencia ciudadana, los más vulnerables se lo agradecerán.

Carmen Banca

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí