72 views 6 min 0 Comentarios

Cómo se puede vivir tras la pérdida inesperada de un ser amado

- mayo 29, 2020

Aunque todos los seres humanos sabemos que nuestro destino natural es la partida física de este mundo, muchos han preferido ver este hecho como algo muy lejano que no pasará todavía, y así negar esta realidad.

Pero la verdad es que esto puede ocurrir en cualquier momento y en una forma inesperada, es decir, mediante un accidente de tránsito o de cualquier tipo, un paro cardíaco, ahogarse con la saliva o bebiendo agua, y hasta simplemente durmiendo; pues cuando el día menos esperado llega, aparece de cualquier forma.

Muchos al toparse con esta realidad, se muestran fríos y dispersos, precisamente porque están tratando de procesar esta información, la cual resulta muy difícil de creer.

Algunos piensan que la vida del ser amado terminó ahí, otros creen que se fue a reunir con sus otros familiares y amigos. “Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido”, dice la palabra de Dios en el libro de Eclesiastés 9:5.

Es decir, que los que partieron de este mundo no se acuerdan de nada, no tienen memoria de lo que dejaron en la tierra, no se acuerdan de ti ni de lo que le llegaste a hacer sea bueno o malo. Y esto, tiene congruencia para que puedan descansar en paz.

Por eso, desde Lo Revelado les damos este consejo, así como cuidas tu cuerpo para verte y sentirte bien, cuida también tu alama. Vive de una manera prudente y responsable, siendo conscientes de sus acciones, creyendo que hay vida después de la muerte, y amando. Cuando la hora se acerque no tengan dudas de que irán a un lugar mejor, y sus familiares también estarán en paz.

Pero qué hacer para afrontar la pérdida repentina de nuestro ser amado:

Lo primero que debes hacer es evitar la negación y aceptar que es un hecho, que esa persona amada ha fallecido. Debes dejar a un lado preguntas como ¿por qué le tuvo que pasar eso a él o ella?, ¿por qué estoy viviendo esto?, son interrogantes que no tendrán una respuesta en el momento.

Todo tiene una razón de ser y todos los procesos en la vida por muy fuertes y dolorosos que sean, finalmente ayudan a bien, aunque al principio no lo puedas ver así.

Recuerda que “el Señor no abandona a nadie para siempre. Aunque trae dolor, también muestra compasión debido a la grandeza de su amor inagotable. Pues él no se complace en herir a la gente o en causarles dolor. Lamentaciones 3:31-33 (NTV)

Lo segundo es dejar salir el dolor y expresarlo. Llora todo lo que tengas que llorar. Jesús lloró a su amigo Lázaro, así que es normal que sientas dolor en tu corazón, y es probable que esos deseos de llorar se repitan por algún recuerdo y está bien.

La idea no es olvidarte de todo de un borrón y cuenta nueva, sino aprender a convivir con la pérdida, no te culpes. Pero recuerda, tu vida no se acaba y debes seguir adelante.

Lo tercero es superar ese sentimiento de culpa en caso de que lo sientas. La persona que partió se encuentra en un lugar dónde no recuerda nada, y tú en cambio, sigues con vida y con la posibilidad de trabajar en superar esa herida que causaste o que te causaron.

Conversa esa situación que alguien de confianza que te pueda ayudar con esta  pérdida, y no tengas miedo de buscar ayuda psicológica de ser necesario.

Lo cuarto es entender que vestir de negro todo el tiempo, o mantenerte en casa sin salir de tu cuarto, no te va a ayudar. Debes hacer un esfuerzo por tu vida que es tan valiosa, sal a tomar un poco de aire fresco, levanta la cabeza que uno de los propósitos de tu vida es ayudar a otros a superar un proceso como el que hoy estás viviendo.

Lo quinto es agradecer a Dios por lo que hoy tienes; es decir, la familia y amigos que se preocupan por ti, valora eso y todo lo que te queda.

Lo sexto y lo más importante es la fe, que es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. “Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aún fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido”, hebreos 11:11.

 

También te puede interesar: 
Periodista Milagros Germán anuncia su respaldo a Luis Abinader
WordPress Ads