Agencias- Aunque las mascarillas o cubrebocas tienen el objetivo de protegernos de los virus que se producen en el ambiente, así como de cualquier tipo de contaminación muchas son las personas que desconocen que la manera de llevar el cubrebocas es primordial para protegernos correctamente.

Por lo que en este artículo le explicamos la mejor forma de llevar la mascarilla en el rostro de manera que la protección resulte lo más segura posible.

Según las autoridades sanitarias internacionales, la capa de color oscuro de la mascarilla -ya sea azul o verde- siempre debe mirar al exterior, sin importar si la persona que la utiliza se encuentra sano o contagiado.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda en su guía sobre el uso de las mascarillas médicas usar la parte coloreada hacia al frente de manera que el borde rígido quede sobre la nariz para cubrir boca, nariz y barbilla eficazmente.  

En ese sentido el codirector del Centro de Colaboración para Enfermedades Infecciosas de la OMS, Seto Wing Hong, explicó en un vídeo publicado en la plataforma del organismo en enero de este año la manera correcta que los científicos aconsejan utilizar el tapabocas.

El video señala, que el cubrebocas tiene un color azul en la parte de afuera ya que esta parte está hecha a prueba de fluidos.

Dice que la parte blanca en el interior es absorbente de manera que al toser, estornudar o habla la mascarilla atrape el fluido. 

“Así que usted debe de usarlo de la siguiente manera- el azul hacia el exterior, el blanco hacia el interior’’, afirma el experto.

Asimismo, otras instituciones médicas como el Sistema Español de Notificación en Seguridad en Anestesia y Reanimación ha desmentido varias desinformaciones sobre el mismo tema.

Las mascarillas azules, es decir de colores, ya sea verde o marrón poseen una capa externa que es impermeable, posee una capa intermedia con filtro antibacteriano y una capa interna que absorbe la humedad.

Por lo que la OMS recomienda el uso de las mascarillas quirúrgicas para las personas que se encuentren en zonas de menor riesgo de contagio y las mascarillas N95, FFP2, FFP3, por ejemplo, utilizarlas en zonas de mayor riesgo, como las áreas de atención a pacientes con covid-19, así como personas infectadas.  

Los tapabocas de este tipo también son aconsejables para grupos tales como ancianos y personas con enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, diabetes o problemas cardiovasculares, allí donde no puede garantizarse la distancia física de al menos un metro o una ventilación adecuada.  

Sin embargo, el organismo de salud afirma para el público general, en zonas de transmisión comunitaria del coronavirus, el uso de cobertores o mascarillas no médicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí