CONTINÚA BOICOT DE ANUNCIANTES A FACEBOOK: “NO AL ODIO POR DINERO”

21

Facebook está viviendo un boicot creciente por más de 160 anunciantes, según afirman asociaciones de derechos civiles, debido a su mala gestión de la información, los mensajes de odio y perfiles xenófobos que proliferan en esa Red Social”.

Como parte de la campaña llamada “Stop Hate For Profit” (no al odio por dinero), una lista considerable de empresas están exigiendo a Facebook tomar medidas contra el contenido racista y de carácter tóxico de su plataforma. La campaña además asegura que la red social amplifica “los mensajes de los supremacistas blancos” y permite “la incitación de la violencia”.

El boicot cogió impulso a comienzos del mes de junio debido a la presión de organizaciones de derechos civiles, como la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color y la Liga Anti-Difamación; a principios de julio ya se habían sumado 100 anunciantes, algunos, pequeñas empresas que constituyen la mayor parte de los ocho millones de anunciantes de Facebook. 

Recientemente, docenas de grandes empresas que invierten muchos millones de dólares en la compañía se han apuntado también al boicot, incluso han interrumpido su publicidad en Twitter y otras redes sociales, además de en Instagram y WhatsApp, ambas de Facebook.

Las marcas publicitarias

Es importante señalar que, Facebook, al igual que tantas empresas como Google o Twitter, se nutre de la publicidad. La red social de Mark Zuckerberg sólo al año, obtiene más de 70.000 millones de dólares en publicidad. 

Debido a las últimas decisiones de la firma, Facebook está viendo cómo varias empresas están realizando un boicot publicitario a su plataforma.

Una de las empresas más grandes que ha llevado a cabo esta campaña es Ben & Jerry’spropiedad del titán británico de bienes de consumo Unilever. Aseguran que dejarán de poner publicidad en Facebook e Instagram, asegurando que deben tomar acciones contra esta plataforma por ser usada para esparcir racismo y odio.

Otras marcas como The North Face, Patagonia, REI e incluso la desarrolladora Mozilla se unieron a “Stop Hate for Profit”.”De elecciones seguras a la justicia racial pasando por una pandemia global, hay mucho en juego para sentarse y dejar que la compañía siga siendo cómplice de la difusión de noticias falsas y de discursos que fomentan el miedo y el odio”, según algunos tweets de Patagonia.

Entre las marcas más conocidas que boicotean a la compañía de Zuckerberg figuran Adidas y Reebok, Best-Buy, The Body Shop, Campbell Soup Company, Coca-Cola, CVS, Daimler, Diageo, Dunkin’ Dónuts, Ford, Hershey’s, HP, Honda, Lego, Levi Strauss, Mars, Microsoft, Pfizer, Puma, SAP, Starbucks, Target, Verizon y Volkswagen. 

Facebook no puede ser “árbitro de la verdad”

Para incentivar la campaña, las organizaciones relevaron ejemplos donde sus productos acompañan groseras publicaciones que incitan al odio racial, religioso o de otros tipos. Es que el algoritmo que distribuye las publicidades sólo tiene en cuenta cómo lograr la mayor cantidad de clicks y, según parece haber concluido, los supremacistas blancos o los neonazis, también compran gaseosas, autos o desmaquillantes. Para el algoritmo la variable relevante de los contenidos es su circulación, no su valor ético.

El viernes 26 de junio las acciones de Facebook cayeron 8,3 por ciento; Mark Zuckerberg, el principal accionista, perdió 7.200 millones de dólares y cayó al cuarto puesto entre los hombres más ricos del mundo. Ese mismo día, sin hacer mención al boicot, la empresa anunció que etiquetará a las noticias, incluidas las declaraciones de funcionarios, que no cumplan con las políticas de la empresa, entre otras medidas. 

Este último punto es particularmente interesante de analizar, ya que varios tuits de Donald Trump fueron señalados en la red social de Twitter por incitar a la violencia o no ser ciertas. En ese momento Zuckerberg salió a criticar la actitud diciendo que Facebook no puede ser un “árbitro de la verdad” y menos frente a los dichos de un político electo. 

Según Neil Potts, jefe de confianza y seguridad de Facebook, en declaraciones ofrecidas a la CNN, “Hay un déficit de confianza. Es normal que tengamos conversaciones con los anunciantes y discutamos sobre problemas, incluidos asuntos de política. Es algo que hacemos de manera habitual y seguiremos haciéndolo”.

Por otra parte, en declaraciones para The New York Times, Stephan Loerke, director ejecutivo de la Federación Mundial de Anunciantes afirmó que habían llegado a un punto de inflexión,  destacando que: «Hay una creciente conciencia de que esto ya no es un problema de seguridad de la marca, es un problema de seguridad social». 

Parece ser que ante estas declaraciones, Facebook eliminó en los últimos días una serie de anuncios vinculados a la campaña de reelección de Donald Trump que presentaba un triángulo rojo invertido utilizado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial para identificar a presos políticos.

Para finalizar, y para que usted mismo fije su posición ante la campaña denominada “No al Odio por el Dinero”, citaremos a Pablo Herreros, experto en Marketing Digital, quien sostiene lo siguiente: “Hace unos años, las marcas querían ponerse de perfil ante algo incómodo, no sobresalir. Hoy, ponerse de perfil es quedar retratado como una marca sin valores. En un conflicto donde hay racismo, una marca sólo puede intervenir de forma nítida con hechos que muestren que le importa estar en el lado bueno de la historia”. 

Geraldine Venegas F.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí