El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sacudió a la región y a la política interna al confirmar este lunes, tras semanas de incertidumbre, que no asistirá a la Cumbre de las Américas que se realiza desde ayer en Los Ángeles (EE.UU.), por la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

El mandatario será el único de los jefes de Estado invitados que no acudirá por cuestiones políticas (el guatemalteco Alejandro Giammattei faltará por “temas exclusivamente de agenda”) a la reunión, que es el más alto foro de encuentro del continente, algo que tendrá “altos costos políticos”, consideró en entrevista con Efe el politólogo Khemvirg Puente.

“Yo creo que va a ser una decisión que le traerá altos costos políticos a López Obrador hacia el exterior en sus alianzas políticas en la región y que necesitará de mucha diplomacia para rehacer esta relación con Estados Unidos, porque aunque no le guste, es un país líder en el mundo”, detalló el profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

López Obrador había adelantado desde hace semanas que no acudiría a la reunión si el Gobierno estadounidense no atendía su petición de invitar a todos los países de la región, incluyendo a Cuba, Nicaragua y Venezuela, pero fue hasta este lunes que confirmó su ausencia en su habitual conferencia de prensa matutina.

“Informarle al pueblo de México que no voy a asistir a la Cumbre, va en mi representación y en la del Gobierno (el canciller) Marcelo Ebrard y no voy a la Cumbre porque no se invita a todos los países de América”, dijo el mandatario durante su rueda de prensa matutina desde el Palacio Nacional.

Para Puente, el mayor costo que tendrá la negativa de López Obrador de acudir al evento será “la pérdida de confianza en el Gobierno mexicano” por parte de Biden, quien necesita consensuar acuerdos y generar una nueva estrategia para contener la migración.

Desde la oposición, diferentes partidos han lamentado la decisión de López Obrador de no asistir -aunque sí lo hará un equipo comandado por el canciller- a la Cumbre.

Clemente Castañeda, líder de los senadores del liberal Movimiento Ciudadano (MC), consideró a través de Twitter que la decisión de López Obrador “desdibuja el liderazgo de México en la región y pone en riesgo la relación bilateral con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos”.

El coordinador de los diputados del opositor Partido Acción Nacional (PAN), Jorge Romero Herrera, expresó en un comunicado que en su bancada “lamentan” la decisión del mandatario
“El bando correcto no es con las dictaduras latinoamericanas, es con las familias mexicanas. Por ello debe asistir y construir para beneficio de México; no a la defensa de dictadores latinoamericanos”, sostuvo Romero Herrera.

El presidente, aseguró Puente, será presentado públicamente como un defensor de las tres dictaduras más notorias de la región, ya que incluso otros mandatarios que se mostraron en contra de la ausencia de los tres países mencionados, como el de Argentina, Alberto Fernández, acudirán para poder expresar sus consideraciones.

López Obrador anunció también que acudirá en julio a visitar a su homólogo estadounidense. “(Quiero) tratar con él el tema de la integración de toda América, porque mi planteamiento es que así como se creó la Comunidad Europea y luego pasó a ser la Unión Europea así es necesario hacerlo en América”, insistió.

Cuba, Nicaragua y Venezuela no irán

Estados Unidos confirmó que no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas por la situación de la democracia y los derechos humanos en esas tres naciones, dijo a Efe un alto funcionario estadounidense. “EE.UU. sigue teniendo dudas sobre la falta de espacios democráticos y la situación de los derechos humanos en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Como resultado, Cuba, Nicaragua y Venezuela no serán invitados”, explicó la fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí