Archibardo Hernández, mejor conocido como @wizarchyy, un dominicano con sueños y esperanzas,  que decidió un día meter en una maleta, su fe y sus tijeras mágicas. Cargado con la fuerza que da el espíritu emprendedor brincó el charco y se instaló en Madrid. Dejó atrás a su familia, a  sus amigos, una casa y los recuerdos.

Como muchos otro inmigrantes, le costó lágrimas y sudor poder arrancar su negocito, montó su peluquería, pero la esperanza estaban en su fe y en sus tijeras mágicas.

Un día entró a la peluquería un jugador del Atlético de Madrid, Lamar;  quien le dijo entre corte y palabras, “Si se cree y se trabaja, se puede”.  Este fue el inicio de una clientela de futbolistas  que fueron recomendando el trabajo de @wizarchyy y sus tijeras mágicas.

Lamar trajo a Herrera, y éste le reforzó su  fe al decirle, “Nunca dejes de creer”, y cada uno fue trayendo a otros jugadores, a  Luis Suárez, a Kondogbia. La clientela creció, y entre futbolistas y vecinos, su sonrisa al rostro le volvió.

Su sueño de ayudar a su familia se cumplió, y con cada envío que llega a la isla, su familia surge  paso a paso. Él  desde el otro lado del océano,  con un corazón arrugado por la distancia pero inflado de felicidad por la satisfacción de haber logrado su sueño.

Esta es la historia de otro dominicano que con esfuerzo, dedicación, honestidad y fe, ven cumplidos sus sueños de ser alguien en la vida. Las tijeras mágicas de @wizarchyy  lograron  que en otro continente, su trabajo y creatividad fueran valorados.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí