Agencias- La enfermedad causada por el virus del Ébola, anteriormente conocido como fiebre hemorrágica del Ébola, por la condición de sangrado que provoca en los pacientes ha cobrado la vida de miles de personas en África, España, entre otros países.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es considerada una infección grave, a menudo mortal. Fue propagado en 1976 según los estudios por medio a animales salvajes y luego infectado de persona a persona como cualquier enfermedad virulenta.

La República del Congo, fue en el primer lugar donde se evidenció síntomas de este mal presentándose dos brotes, uno en Nzara y el otro en Yambuku.

El virus en 2014 hasta 2016 en África Occidental fue considerado como una infección extensa y compleja desde su descubrimiento en 1976, propagándose a otras naciones.

El género Ebolavirus es, junto con los géneros Marburgvirus y Cuevavirus, uno de los tres miembros de la familia Filoviridae (filovirus). Se han identificado cinco especies distintas en el género Ebolavirus.

¿Cómo se contagia este virus?

La OMS explica que el tiempo de incubación (intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días y a diferencia del coronavirus los portadores no contagian hasta que no aparecen los síntomas.

El virus se descubre por la aparición de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

El Ébola se introduce en la población por contacto con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados o personas. Así como por contacto con alguna superficie o materia también infectada.

Los brotes de esta enfermedad, científicamente identificada como (EVE) tienen una tasa de letalidad aproximadamente de 50%.

Protocolos de prevención y atención

La participación de la comunidad es fundamental para el éxito del control de los brotes. Un buen control dependerá de la aplicación de diferentes intervenciones, como la atención a los casos, las prácticas de control y prevención de la infección, la vigilancia y el rastreo de los casos, los entierros en condiciones de seguridad y la movilización social.

En el caso de tratamiento de apoyo precoz con rehidratación y el tratamiento sintomático mejoran la supervivencia y aunque la OMS explica que todavía no hay ningún tratamiento aprobado que neutralice el virus se está en fase de desarrollo diversas formas de hemoterapia, inmunoterapia y farmacoterapia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí