Ante las circunstancias que se siguen viviendo con el virus del Covid-19 a nivel global, los científicos de Asia, no han bajado la guardia ante un virus que se mantiene latente desde el 1998, el Nipah.

La científica Wacharapluesadee, es considerada  una experta en detectar  virus. Dirige el Centro de Ciencias de la Salud y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Cruz Roja de Tailandesa en Bangkok. Su equipo fue el que detectó el primer caso de Covid-19 en Tailandia.

Tiene más de 10 años estudiando  animales que pueden transmitir enfermedades a los humanos. Su enfoque principal es el estudio de los murciélagos, los cuales son responsables de albergar muchos coronavirus.

Su equipo afirmó al mundo que el covid-19 no se originó en humanos, tenían la certeza que provenía de los  murciélagos. Sus estudios recientes han encontrado muchos virus nuevos y la persistencia de otros, como el virus Nipah.

Este virus tiene un índice de mortalidad de 40% al 75%, su periodo de incubación tarda un aproximado de 45 días. Esto puede incidir en el aumento de los contagios por desconocimiento del portador de que tiene la enfermedad, ya que sus síntomas tardan más de un mes en aparecer.

El Nipah, está entre los 10 primeros virus de estudio e importancia para la OMS.  Una persona se puede contagiar  no solo por contacto directo con otro humano, también al consumir alimentos contaminados.

Sus síntomas son, problemas respiratorios que incluyen tos, dolor de garganta, dolores,  fatiga, y encefalitis;  una inflamación del cerebro que puede causar convulsiones y la muerte.

Nos vamos a Camboya, allí el  problema radica en los murciélagos que comen fruta. En los mercados se puede observar diferentes puestos de verduras y frutas al aire libre, y sobre ellos, en los árboles, en silencio, cientos de murciélagos, orinan y defecan sobre cualquier cosa que esté abajo de ellos. Se pudo evidenciar en una inspección sanitaria, que los techos de los  puestos de los mercados estaban llenos de heces de murciélagos.

Veasna Duong, jefa de la unidad de virología del laboratorio de investigación científica del Instituto Pasteur, es quien trabaja y colabora con Wacharapluesadee. Ellas demostraron que las regiones con mayores cantidades  de murciélagos frugívoros se encontraban en  Bangladesh e India.

Estos murciélagos  están en contacto directo con los humanos, de hecho, muchos camboyanos usan las heces como abono.  Las doctoras demuestran con estas acciones, el grado de desinformación y desconocimiento que existe en la población.

En el 2001 hubo un brote del virus Nipah en  Bangladesh, que pudo ser atacado y controlado a tiempo, sin embargo de las 196 personas contaminadas, murieron 150.

Uno de los brotes más característicos, es el que arrojó el estudio de la palma datilera, ya que lograron demostrar que los murciélagos en las noches  lamian el jugo que brota de la palma por unos cuencos, el mismo que al día las personas recogían de ese cuenco y los vendían en sus mercados. Jugo que debía contener no solo orín sino heces del murciélago portador del virus Nipah.

Los estudios también demuestran, que la deforestación y destrucción del hábitat natural de los animales, hace que estos cambien de destino, entre estos los murciélagos.

Se pensó en exterminarlos, sin embargo, los científicos  lo vieron como una torpeza ya que podría propagar más la enfermedad, y estos animales  polinizan a más de 500 flores, se alimentan de insectos que ocasiona infecciones a los humanos.

Duong y Wacharapluesadee  continuarán  colaborando para combatir el virus Nipah en el sudeste asiático, y entregan a las autoridades sus propuestas de vigilancia, saneamiento, control  y seguimiento contra el virus Nipah.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí