Agencias. Ciudad del Vaticano. El papa Francisco aseguró que en Ucrania se ha repetido «el drama de Caín y Abel» y se ha desatado «una violencia destructora de vidas, una violencia diabólica».

El Sumo Pontífice se expresó en su discurso a los representantes de las Obras para la Ayuda de la Iglesias Orientales (R.O.A.C.O.) que recibió en la Santa Sede y a quienes animó a seguir ayudando en Siria, o ante el conflicto del Tigray que afecta a Etiopía y a la vecina Eritrea, además de en Ucrania.

Sobre la guerra en Ucrania, el papa dijo que se repite la historia entre Caín y Abel, desatándose una violencia destructora de vidas, una violencia luciferina, una violencia diabólica, ”a la que los creyentes estamos llamados a reaccionar con la fuerza de la oración”, dijo.

Asimismo confirmó que espera que las armas den paso a las negociaciones.

El pontífice deseó que «se cumpla pronto la profecía de paz de Isaías: que un pueblo no vuelva a levantar la mano contra otro pueblo» pero destacó que, por el momento, «van en dirección contraria: la comida disminuye y el estruendo de las armas aumenta».

El papa Francisco animó a «no dejar de rezar, de ayunar, de ayudar, de trabajar para que los caminos de la paz encuentren un lugar en la selva de los conflictos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí