El Papa Francisco (@Pontifex_es), demostró al mundo que todos somos iguales ante los ojos de Dios, visitando a una sobreviviente del holocausto Nazi. Este acto ocurrió ayer sábado en la ciudad de Roma.

El mundo está viviendo situaciones muy controversiales, cuando se ve resurgir el neonazismo en algunos lugares del planeta, y se pretende borrar la historia y negar los hechos de éstas.

El resurgimiento de muchas formas de expresión de la intolerancia de algunos pocos contra muchos otros, no puede ser lo que triunfe en el mundo. Se debe reforzar la memoria sin que con esto se  caiga en rencores.

La visita del Papa a   Edith Bruck, una poeta de origen húngaro que se naturalizó  italiana, con la que se entrevistó por una hora, fue más emotiva  y esperanzadora de lo que se pueda imaginar.

El Congreso Judío Mundial (@WorldJewishCong) aplaude este gesto del Papa, considerando que esta acción enaltece “su sentido de la historia” y su “integridad moral”. Manifiestan,  que los líderes del mundo de diferentes áreas deberían tomar ese ejemplo y seguirlo.

Edith Bruck, tiene 88 años y tiene su compromiso presente a pesar de la edad.  Las personas que estaban con ella en el campo de concentración, dos reales desconocidos pero más cercanos que cualquier persona en el mundo, le pidieron que contara la historia.

Una historia que sería difícil de creer por muchos, pero que los pocos que quedaron deberían contarla, y eso viene haciendo Edith durante toda su vida, cumplir lo que le pidieron, “Cuenta la historia por nosotros”.

El Papa Francisco y Edith, coincidieron en que la voz de los más ancianos debe ser escuchada por lo más jóvenes, es la memoria de los primeros sobrevivientes lo que hará un cambio en la historia del presente y del futuro.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí