“Los Negacionistas del Holocausto”, son un grupo de personas a nivel mundial que consideran que el exterminio Judío no existió,  que la planificación sistemática y planificada para matar a más de 6 millones de Judíos, es un mito.

¿Pero de dónde soportan ellos sus creencias y consideraciones?  Existen 4 postulados que ellos defienden y que son rebatidos con herramientas firmes por parte de la historiadora Deborah Lipstadt. Escritora del best seller, “La Negación del Holocausto”

  1. Auschwitz no fue un sitio de exterminio: Los negacioncitas consideran que nunca hubo un campo de concentración y exterminio en Polonia. Ellos dicen, que Auschwitz eran cámaras de desinfección y morgues.  Otros manifiestan que eran refugios antiaéreos, la última idea, es que murieron de una epidemia de tifus.

Deborah manifiesta,  que todos los documentos recopilados después de la segunda guerra mundial,   revelaron los planes de la Alemania nazi para construir  las cámaras de gas de Auschwitz. Lugar en las que se realizó el exterminio de los Judíos, además, de las declaraciones de sobrevivientes judíos y militares nazis, que dieron detalles de los horrores cometidos.

  • Falsificaron la documentación: Alegan que las supuestas pruebas, son documentos falsificados que fueron colocados en diferentes archivos a lo largo y ancho de toda Europa. Que  el exterminio es un mito, no ocurrió, y exigen la carta de Hitler  ordenando el holocausto.

La historiadora responde, que es totalmente ilógico pensar que miles de falsificaciones se hicieron y colocaron en archivos y secuencias correctas en diferentes lugares;  por otro lado, les pregunta a ellos, porque los supuestos falsificadores no hicieron la carta que tanto exigen ellos.

  • Muchos judíos no fueron asesinados, se fueron: Este postulado indica, que los judíos no murieron, sencillamente emigraron a la Unión Soviética y a Estados Unidos.

Otro postulado improbable según la historiadora, ya que era imposible que 6 millones de judíos pudiesen desplazarse libremente y cruzar las fronteras.  Hay pruebas que indican, que incineraron a la gran mayoría de los Judíos..

  •  Las confesiones no son válidas: Los negacionistas alegan,  que el plan de Hitler nunca fueron los judíos y que todas confesiones se hicieron bajo tortura.

No obstante,  Deborah apunta a que eso es ilógico, ya que muchas de las confesiones se hicieron una vez se concluyeron los  juicios y  se sentenciaran a muerte a   los perpetradores de tan horrendo hecho.

La historia está en los libros, en las palabras,  en las confesiones de los sobrevivientes y de los torturadores. El exterminio injusto de más de 6 millones de judíos, está en los ojos de cada uno de sus familiares, que los perdieron sin poder decirles un adiós.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí