La cultura de violencia que se está expandiendo en República Dominicana, y que se ve en otras sociedades, provoca daños en el cerebro que pueden llevar a que  siga reproduciendo este tipo de inconductas.  

El neurólogo José Silié Ruiz explica que el estrés permanente y sostenido inflama las amígdalas profundas del cerebro  y el hipotálamo, que es el que controla  las emociones, por lo que da recomendaciones para atenuarlo.

El cerebro humano cuando está sometido a una situación de estrés permanente, de largo tiempo, se le produce un daño  a un territorio que se llama las amígdalas. No son las amígdalas palatinas que están en la garganta, no, son las amígdalas cerebrales que están profundas en el cerebro. Las situaciones de estrés sostenido, la inflaman,  se produce un proceso inflamatorio tanto en las amígdalas como en el hipotálamo, que es el que controla las emociones”.

Refiere que el miedo, el terror, la violencia son consecuencia de un daño en esas áreas del cerebro. Una que actúa como la parte animal que son las amígdalas profundas y la otra que es el hipotálamo, que controla la primera (controla la temperatura corporal y la frecuencia del corazón).   

“Cuando hay ese estrés es sostenido se daña ese sistema y esa parte profunda que heredamos de los animales, es parte de la evolución animal. Pero quien nos controla y nos hace seres racionales es la corteza frontoparietal, esa corteza frontal ascendente es la que nos controla y nos hace seres sociales y nos permite convivir el freno de la parte animal que tenemos todos heredadas de los animales, como decía Charles Darwin (teoría de la evolución)”.

Reconoce que la situación de episodios de violencia es universal y en gran parte  es consecuencia de lo vivido con la pandemia, aunque deja claro que no es el covid que produce la violencia, que aunque hay personas con daños cerebrales por el virus, es bajo el porcentaje.

“La humanidad está viviendo una situación de angustia, de violencia, personas que se matan por un roce  de vehículo, por un parqueo, vimos ya la experiencia triste de Orlando Jorge Mera, entonces, en esos términos es que ese cerebro dañado, alterado desde el puno de vista funcional, porque tiene menos freno social,  menos freno biológico una defunción hipotalámica, que es como se llama, indudablemente que el hecho de la convivencia alterada porque  tuvimos que confinarnos durante un tiempo nos ha afectado esa parte cerebral, es decir que como actúa el miedo, el terror, la violencia en el cerebro es consecuencia de un daño en esas áreas que hemos mencionado”.

Recomendaciones

Para evitar los daños cerebrales ante la realidad actual, el maestro de la medicina recomienda las siguientes medidas: tratar de evitar las noticias trágicas, las personas tóxicas, los conflictos laborales y/o intrafamiliares.

“Enfatizar en hacer lo que a usted le agrada, como escuchar música, leer, hacer un ejercicio de caminata diaria, ir al gimnasio y en una tercera instancia tratar de dormir adecuadamente unas 7 u 8 horas diarias, si es necesario se utilizaría un inductor del sueño (bajo prescripción médica) y, en la medida de lo posible, tratar de distraerse haciendo ejercicio y yoga, etc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí