Luego de Donald Trump convertirse en el tercer presidente estadounidense en enfrentar un juicio político y el primero en toda la historia en afrontar dos “impeachment”, el futuro del saliente mandatario ahora queda en manos del Congreso.

Andrew Johnson, en 1868 se convirtió en el primer mandatario en afrontar un juicio político, en esa ocasión por supuesto abuso de poder y no fue sino hasta 1998, cuando Bill Clinton también tuvo que enfrentar este proceso por su supuesta relación con una becaria, ninguno de los casos prosperó.

En noviembre pasado Trump enfrentó su primer “impeachment”, acusado de pedirle a Ucrania informaciones que perjudicaran al hijo del hoy electo presidente Joe Biden, Hunter Biden, para utilizarlo como un arma de su campaña. Aunque la Cámara de Representantes aprobó la moción sin inconvenientes por tener mayoría, el proceso no fue aprobado por el Senado, cuya ejecución necesitaba de tres cuartas parte de los votos, de una Cámara Alta dominada por los Republicanos, en ese momento aún en el poder.

Pero, ¿Qué pudiese perder Trump, inmerso en la más grave crisis política de la historia reciente en Estados Unidos?

El nuevo juicio iniciado este miércoles a sólo días del traspaso de mando, tiene un trasfondo que pudiera poner fin a las aspiraciones políticas de Trump para el 2024.

En esta ocasión, aunque expertos ven poco probable que Trump sea obligado a dejar la presidencia antes del 20 de enero, surgen varias posibilidades que pudiesen truncar su intención de volver a la Casa Blanca.

Tras el asalto al Capitolio por parte de cientos de seguidores de Trump, el saliente mandatario es acusado de incitar a la insurrección y, aún fuera del Poder, de prosperar el juicio político en su contra, no podría asumir un nuevo mandato presidencial, aún haya ganado las elecciones del 2024, como lo establece la Constitución.

Actualmente nada impide que el, aún presidente se presente como candidato para un nuevo periodo y los demócratas lo tiene claro, por lo que pudiesen aprovechar la golpeada imagen de Trump, para poder fin a sus aspiraciones policías de manera definitiva.

Pero, ¿Qué sucede si el juicio fracasa?

De fracasar un segundo “impeachment”, la imagen de Donald Trump pudiese salir fortalecida, al vencer una vez más un proceso en su contra.

Esto le despejaría el camino para comenzar su campaña de cara a las elecciones del 2024, con una base de unos 74 millones 200 mil seguidores que votaron por él en los pasados comicios, permitiéndole enfocar sus estrategias en los estados pendulares, cuya tradición partidaria varía dependiendo las circunstancias políticas.

Además, se beneficiaría de las recaudaciones de fondos para su campaña, que entre noviembre y diciembre de 2020 había recaudado 207 millones de dólares, para lo que denominaron el “Fondo Oficial de Defensa Electoral”.

Lo cierto es que Estados Unidos vive en estos momentos una de las crisis políticas más notables de la era moderna, que ha obligado a fortalecer la seguridad en el país, mientras se preparan para la toma de posesión del electo presidente Joe Biden, quien ahora tendrá a Trump en la oposición, tratando de mantener activos a sus simpatizantes por los próximos cuatro años.

Ronny De la Rosa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí