OBESIDAD AUMENTA RIESGO DE MORTALIDAD POR COVID-19

20

Existe una relación estadísticamente significativa entre la obesidad y las muertes por COVID-19, según reveló un estudio realizado en la Universidad de Alabama, en los Estados Unidos, publicado en la revista World Medical and Health Policy.

Mediante esta publicación, se pudo conocer que la obesidad aumenta la posibilidad de sufrir infecciones respiratorias y tener dificultades pulmonares y a esto se suma un patrón en el tratamiento de los pacientes con exceso de peso contagiados con Coronavirus que indica que estas personas sufren de cuadros sintomáticos más graves que ameritan que sean conectados a respiradores artificiales. 

Otro estudio publicado en European Journal of Endocrinology (EJE) confirma esta hipótesis y muestra que incluso las personas con obesidad leve, tienen un mayor riesgo de ser contagiados por Coronavirus.

Los autores del trabajo hallaron que la probabilidad de mayor gravedad y muerte por Covid-19 se incrementa en las personas con un alto índice de masa corporal (IMC), que es el indicador de la relación entre el peso y la talla (altura) que se utiliza para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. 

Según la clasificación de la Organización, un índice entre 30 y 34,9 se considera obesidad grado I o moderada; entre 35 y 39,9, de grado II o severa; y más de 40, grado III o mórbida. Esos niveles se corresponden respectivamente con el aumento moderado, severo y muy severo de riesgos para la salud. 

La obesidad es factor de riesgo para enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente cerebro vascular), algunos tipos de cáncer y diabetes mellitus. Y desde el inicio de la pandemia COVID-19, también se ha podido evidenciar que es un factor asociado a mayor gravedad y muerte en la infección por SARS-CoV-2.

La asociación entre un IMC más alto y una enfermedad grave por Coronavirus es fuerte, pero aún no se ha podido confirmar esta relación. Lo que sí se ha logrado determinar es la vinculación de la obesidad con una respuesta inmunológica deteriorada a las infecciones virales, alteraciones de la función pulmonar y los estados inflamatorios crónicos. 

Para finalizar, es importante considerar el señalamiento realizado por Kevin Curtin, profesor de geografía de la Universidad de Alabama, uno de los autores de la investigación publicada en la revista World Medical and Health Policy en el que indica que: “Los profesionales de la salud y los encargados de formular políticas necesitan entender la influencia que la obesidad mórbida tiene en los resultados negativos de covid-19, para responder a ésta y similares enfermedades infecciosas emergentes en el futuro”.

Geraldine Venegas F.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí