ONU aporta 15 millones de dólares al Libano tras explosión

- agosto 9, 2020

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) aportó al Líbano 15 millones de dólares, de su Fondo Central para Emergencias, como ayuda al país árabe tras la gran explosión registrada en el puerto de Beirut, según información aportada por la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de ese organismo internacional.

El subsecretario general de la ONU, Mark Lowcock, destacó que la asignación de estos fondos serán destinados a cubrir necesidades de salud primaria, así como de asistencia alimentaria, agua, saneamiento e higiene, protección a las personas más vulnerables y el apoyo logístico. 

Según la ONU, el Líbano vive una crisis triple: una situación socioeconómica grave, la pandemia de COVID-19 y la explosión de nitrato de amonio ocurrido esta semana, donde todavía se están encontrando personas bajo los escombros, que dejó un saldo de al menos 154 fallecidos, cerca de 5.000 heridos y a unas 300.000 mil personas sin refugio.

Por su parte, el portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Christian Lindmeier, señaló que aún hay muchas personas desaparecidas y que los hospitales están desbordados y agregó que 3 de esas instalaciones sanitarias son “no funcionales”, dos más han sido parcialmente dañadas y, el desastre dejó un total de 500 camas de hospital fuera de acción, destruyó 17 contenedores de suministros médicos esenciales de la OMS y además, quemó por completo equipos de protección personal.

Los niños son prioridad

La prioridad más apremiante de las agencias de la ONU es contar con suministros de asistencia para los más vulnerables, incluidos aquellos que requieren ayuda médica de emergencia de hospitales ya afectados por pacientes con COVID-19 y los niños y niñas.

Marixie Mercado, portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), afirmó que unos 80.000 niños fueron desplazados por la destrucción de sus casas en la ola expansiva y que muchos hogares que sobrevivieron el impacto se han quedado sin agua ni electricidad.

Existen numerosos informes de niños que han sido separados de los miembros de su familia, algunos de los cuales todavía están desaparecidos. Al menos doce centros de atención primaria de salud, centros maternos, de inmunización y de recién nacidos en Beirut han sufrido daños, lo que ha afectado los servicios de casi 120.000 personas.

Cinco de los siete cuartos refrigerados de almacenamiento de vacunas apoyados por UNICEF fueron destruidos en la explosión, lo que afectará los programas críticos de vacunación.

Víctimas refugiadas

El Líbano alberga a 1,5 millones de personas desplazadas por el conflicto, muchas de ellas de la vecina Siria, varios de estos refugiados podrían hacer parte de las víctimas de la explosión, aseguró la Agencia de la ONU que se encarga de protegerlos.

El vocero del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Charlie Yaxley, señaló que se han recibido informes iniciales, aunque no confirmados, de varias muertes entre la comunidad de refugiados, por lo que están realizando labores de búsqueda con los equipos de rescate y otros trabajadores humanitarios para ayudar con la identificación y el apoyo a las familias en duelo.

Las evaluaciones iniciales muestran que los hogares de cientos de miles de personas se han destruido, creando una necesidad “masiva” de refugio, según la Agencia de la ONU para los Refugiados, por lo que ACNUR, está poniendo a disposición sus existencias en el país de kits de refugio, láminas de plástico, vestíbulos y decenas de miles de otros artículos básicos de socorro, incluidas mantas y colchones para su distribución y uso inmediato.

Geraldine Venegas F.

WordPress Ads