Como un logro extraordinario de la ingeniería de la época, hace 125 años se inauguró la estación de trenes Jungfraujoch, en los Alpes Suizos. 

Fue inaugurado el 1 de Agosto de  1912, día nacional de Suiza. Llegar a la cima, a la estación Jungfraujoch, es poder tener la oportunidad de apreciar las impresionantes vistas de la cordillera alpina.

Con una ubicación de 3454  metros de altura,  es  considerada la zona construida más alta de toda Europa.

Una obra que tardó 16 años en construirse, donde murieron 30 trabajadores. La mayor parte del recorrido es a través de un túnel de 9 kilómetros, que fue cavado a mano a lo largo del macizo montañoso. Un recorrido de poco más de media hora desde la estación del puerto de Kleine Scheidegg.

Cuando el tren ha recorrido una distancia que lo ubica a 1400 metros de altura,  hay una parada para que los turistas y visitantes se acostumbren al ambiente y la calidad del oxígeno.

Una impresionante vista de más de 200 picos alpinos, con una temperatura promedio de  -7 grados centígrados en los días más cálidos, llegando a   -20 o incluso mucho más baja en la época  fría.

Lo más asombroso de esta extraordinaria construcción, fue la visión de su creador y constructor, Adolf Guyer-Zeller. Un empresario Suizo con alma de aventura, quien nunca estuvo equivocado en su sueño de llegar en tren a la cima de los Alpes.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí