Un tribunal de Perú sentenció hoy 25 de febrero a favor de conceder la muerte asistida a una paciente. Ana Estrada Ugarte tenía tiempo solicitando se le permitiera su derecho a decidir cuándo morir, ya que tiene una enfermedad avanzada que la postró en una cama.

La enfermedad de Ana, Poliomielitis avanzada y progresiva le comenzó a los 12 años de edad, hoy tiene 44 y su calidad de vida se ha ido deteriorando cada día más.  Esta enfermedad es degenerativa e irreversible, que atrofia y debilita los músculos.

El Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Apelaciones de Perú,  ordenó en sentencia firme al Ministerio de Salud y al Seguro Social, respetar la decisión de la paciente Ana Estrada de poner fin a su vida a través del método de la eutanasia cuando ella así lo decida.

Este fue el primer caso que solicitó la legalidad del procedimiento médico, alegando que el que no exista la ley no quiere decir que el derecho tampoco exista.

Ana indica, que ella no quiere suicidarse, no quiere morir, no obstante,  quiere tener el derecho de decidir cuándo solicitar la asistencia médica. El avance de la enfermedad y su capacidad de soportarla, serán las que determinen el día elegido.

El fallo del tribunal en su texto indica,  que debe entenderse por eutanasia a la acción de un médico de suministrar de manera directa, bien sea por vía oral o  intravenosa,  un fármaco destinado a poner fin a una vida.

Por otro lado, se espera la reacción del pueblo y de la iglesia, la cual rechaza la eutanasia. Perú es un país donde la mayoría de la población es católica practicante.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí