Estamos seguros que la has practicado más de una vez aunque no tengas claro lo que su término abarca. La resiliencia es la capacidad que tiene una persona para superar etapas de dolor o perturbación emocional, así como situaciones adversas.

En muchas ocasiones, cuando superamos alguna situación delicada, nos encontramos mucho mejor que al principio de ésta, ya que nos deja un aprendizaje y crecimiento espiritual muy reconfortante.

Los adultos debemos ser el ejemplo para los niños y jóvenes, logrando que el optimismo, la empatía, la creatividad y la solidaridad formen parte de nuestro día a día.

Todos necesitamos tener guardado el as del optimista debajo de la manga, y sacarlo cada vez que sea necesario.

¿CÓMO PODEMOS CULTIVAR LA RESILIENCIA?, HACIENDO Y ENSEÑANDO A HACER

  • Ayudemos a los demás y enseñemos a nuestros hijos a cultivar ese valor.
  • Cuando te sientas agobiado por una situación determinada, descansa, distráete y retoma la acción. Es muy seguro que esos minutos a solas te hagan ver las cosas desde otro ángulo. Transmite esa enseñanza a tus hijos y amigos.
  • Todos debemos fijarnos metas y objetivos reales, así aprendemos el valor del logro y de los sacrificios enfrentados para llevarlo a feliz término. Anima a tus hijos a fijarse metas,  ayúdalos y oriéntalos a llevarlas a cabo y culminarlas.
  • Aprender de los fracasos; las mejores experiencias se obtienen si aprendemos a valorar las enseñanzas que nos dejan las adversidades. Enseña a tus hijos, que a veces perdiendo, se puede ganar el mundo.
  • Los cambios son difíciles de aceptar para todas las personas, y en esta época de pandemia hemos tenido que hacer cambios obligados de la noche a la mañana. Explícale a tus hijos que los cambios forman parte de la vida aunque a veces no lo entendamos, todo cambio es una evolución.
  • Potencia tus habilidades y educa a tus hijos a que descubran lo que más les gusta hacer y permíteles desarrollar esas destrezas.

CUÁLES SON LOS ATRIBUTOS DE LA RESILIENCIA

  • Autoconocimiento y autoestima
  • Empatía
  • Autonomía
  • Ser positivo ante la adversidad
  • Estar consciente del presente y ser optimista
  • Ser flexible ante la vida pero ser perseverante
  • Practicar ser sociable
  • Ser tolerante ante la incertidumbre y los cambios

Como lectora y redactora,  te dejo un sencillo consejo que a mí me ha servido en el transitar de la vida. Lo extraje del libro, “El arte de la Guerra” de Sun Tzu.

“Si utilizas al enemigo para derrotar al enemigo, serás poderoso en cualquier lugar a donde vayas”

Esto aplica para cualquier situación de la vida que enfrentemos; si tenemos miedo a algo, utilicemos el miedo que nos agobia para vencerlo. Si desconocemos algo y nos causa incertidumbre, arriésgate y conócelo, no hay mejor arma que la capacidad de intentarlo.

No olvides, HACIENDO Y ENSEÑANDO A HACER.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí