Es un tema que preocupa a muchas personas, especialmente a las damas. Las venas varicosas son venas que se mantienen inflamadas y se retuercen, que son visibles en las piernas.  

Las venas varicosas  más grandes pueden ser similares a un cordón torcido, sobresalen de la piel y se observan a simple vista. Suelen ser de color rojo, azul. O conservan el color de la piel.

Las venas varicosas por lo general aparecen en los muslos, en la parte anterior o posterior de las pantorrillas,  cerca de los tobillos y los pies. Durante el embarazo, las venas varicosas pueden aparecer en la parte más baja de la pelvis, el interior de los muslos, y en extraños casos en los glúteos.

Pero también tenemos las  arañas vasculares, o arañitas como algunos suelen llamarlas,  son más pequeñas que las venas varicosas.  Son rojas, se parecen a las telarañas, estas no sobresalen de la piel y se pueden encontrar en las piernas o en el rostro.

CÓMO SE TRATAN LAS VENAS VARICOSAS:

  • Síntomas leves:   tu médico  puede indicarte  medidas que puedes tomar en casa, como el uso de  medias de compresión durante el día, las cuales debes retirar en la noche al descansar para que la sangre circule mejor por tus piernas
  • Síntomas dolorosos: El medico te recomendará un tratamiento no quirúrgico para aliviar esta sensación. Estos procedimientos pueden ser, escleroterapia, sistema de sellado, laser, terapia térmica endovenosa.
  • Si tienes venas varicosas muy grandes o severas, es posible que necesites cirugía.

CÓMO PREVENIRLAS:

Haz actividad física regular, cualquier ejercicio que trabaje los músculos de las piernas te ayudará a prevenir el desarrollo de nuevas venas varicosas o arañas vasculares.

Mantén un peso saludable, el sobrepeso  dificulta que tus venas regresen la sangre al corazón contra la fuerza de gravedad.

No debes estar mucho rato sentada o parada.  Si tienes que hacerlo por razones de trabajo, tómate un descanso cada 30 minutos, bien sea para sentarte o caminar un rato según sea tu caso

Usa medias de compresión, estas  ayudan a aumentar el flujo sanguíneo de tus piernas.

Pon los pies en alto. Descansa los pies sobre un banquillo o sobre un cojín la mayor cantidad de tiempo que puedas mientras estás sentada, esto ayudará  a que la sangre de las piernas regrese al corazón con menor dificultad.

Carmen Banca

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí