Venezuela un país petrolero pero sin gasolina

- agosto 15, 2020

Algunos se preguntarán qué pasa en Venezuela, siendo el país con las reservas probadas de petróleo más grande del planeta y con escasez de gasolina y otros derivados. Pues sí señores, es una pregunta que solo una gestión errada, improvisada, sin mano de obra calificada, desinteresada, negligente, corrupta, y pare usted de contar, puede responder. 

No conforme con ser el país con la hiperinflación más alta y jamás vista en la historia del mundo, donde los servicios básicos del ciudadano de a pie distan mucho de ser buenos; se le suma este ingrediente del desabastecimiento de gasolina, producto como hemos dicho, de una deficiente administración aunque otros digan que es por las sanciones del imperio.  Las refinerías en Venezuela, todas propiedad  del Estado, están casi por completo paralizadas. Las grandes refinerías de Amuay, Cardón, El Palito y Puerto La Cruz sufren graves problemas de mantenimiento, desinversión y ausencia de personal capacitado, nadie quiere invertir en un sistema  inseguro y corrupto.

Conocemos casos de funcionarios que pasaron por la dirección de la estatal petrolera y hoy viven en el exilio, pero con los bolsillos llenos, llenos del dinero del pueblo. Y así como esto sucede en la empresa petrolera,  es un espejo de otras instituciones del estado.

Para hacerles el cuento corto, esta escasez de gasolina afecta a todos los venezolanos, especialmente al que no tiene carro, parece increíble esta afirmación, pues sí; el venezolano de a pié debe esperar porque los transportes de mercancías lleguen a los diferentes centros de distribución con los alimentos perecederos y no perecederos y estos a su vez a los comercios finales; a esto le sumamos el transporte de medicinas, transporte público, transporte de servicio de gas en bombonas, servicio de transporte de cisternas de agua; y si no hay gasolina cómo se trasladan estos venezolanos, y a todo este calvario le agregamos la situación de confinamiento y protocolos de vida temporal por la pandemia.

La realidad es que las sanciones del Departamento del Tesoro de EEUU si han influido negativamente sobre el desempeño de Pdvsa, pero no es la razón que justifique tal debacle, no olvidemos que estas sanciones incluyen el suministro de bienes, servicios, tecnologías y soporte financiero a Pdvsa, pero no son los culpables de una mala gestión empresarial.

Venezuela se ha convertido en importador de bienes derivados del petróleo, cuando antes eran exportadores, hasta cuándo podrá Venezuela soportar estas importaciones, qué costo están pagando los venezolanos cuando llega la gasolina Iraní, o mejor nos preguntamos, con qué estará pagando el gobierno Venezolano a Irán el suministro de gasolina y otros derivados;  y todo tiene un porque, el colapso operativo de la empresa petrolera. Es para ponerse a pensar.

Venezuela debe modificar la ley y sancionar una  que permita la libre competencia, donde participe la empresa privada, se genere confianza para la inversión y poder recuperar la empresa más importante del estado,  para que se reorganicen las actividades de suministro, almacenamiento, transporte, distribución y expendido de combustibles. Es un ganar ganar.

El pueblo Venezolano se encuentra en un estado de desconcierto y desesperación y cualquier situación puede acontecer, Venezuela está en una guerra silenciosa donde los pactos y acuerdos humanitarios deben ser la prioridad de todos los actores políticos, de no ser así es posible que haya un incendio donde no queda gasolina.

Redacción: Carmen Banca

WordPress Ads